LA FLOR y LA ABEJA

LA FLOR Y LA ABEJA La desconcertante longevidad de la cultura vitivinícola gallega, así como su absolutamente fascinante jardín de variedades autóctonas, nos sería prácticamente desconocidas si no fuese por el oportuno trabajo de un grupo de pequeños productores, viticultores y enólogos quienes, de un tiempo a esta parte, con gran maña y lúcido juico han sabido conjugar a bien ese privilegiado patrimonio vegetativo con la vinificación respetuosa y sostenible con el entorno, develándonos de paso un sinfín de facetas inusitadas [olvidadas, quizá sea más exacto señalar] tanto de las Rías Baixas, como de Monterrei, Ribeira Sacra, Valdeorras o Ribeiro. Correspondientes a esta última D.O., fueron dos las etiquetas que llamaron particularmente mi atención mientras me abastecía en El Lagar, una pequeña vinoteca de notable portafolio ubicada en un rincón de Burgos. Primero por el diseño [muchas cosas entran por la vista, no se puede negar], luego por el nombre [rápidamente uno puede hacerse una idea de cómo se dan las cosas en los viñedos de origen], finalmente por el elaborador implicado y por las variedades escogidas para ser presentadas como monovarietales: treixadura y sousón. Ya sea en su versión blanca o tinta, La Flor y la Abeja son vinos que ofrecen antes que todo una tipicidad límpida y precisa, para enseguida dejar entrever una perfecta conjunción entre la viticultura tradicional y el trabajo respetuoso en la bodega de vinificación. Para ambos casos, la cosecha de la uva es manual y las fermentaciones -con levaduras autóctonas- se realizan en acero inoxidable, depósitos donde luego el vino reposa por varios meses antes de su embotellado. Solo el tinto atraviesa por una breve crianza de cuatro meses en barricas [me atrevería a decir de al menos un par de usos; no conozco el detalle preciso de este punto], proceso que se hace notar con sutileza hacia el final de boca, pero que nunca logra opacar la identidad del sousón. Todo muy bien puesto, todo muy bien afinado, La Flor y la Abeja son dos pequeñas y gratísimas sorpresas que ningún amate de los vinos atlánticos debería dejar pasar.

Bodega: Coto de Gomariz
Etiqueta: La Flor y la Abeja
Añada: 2013
Variedades: 100% treixadura | 100% sousón
DO: Ribeiro
Subzona: Valle del Avia
Enólogo: Xosé Lois Sebio
Precio referencial: 9€