Palabras

palabras

La partitura era conocida desde hace casi un siglo, aunque solo recientemente un descubrimiento del musicólogo Reinhard Fehling ha permitido concluir sin apenas sombra de duda que su autor fue el malogrado Giovanni Battista Pergolesi (1710-1736), autoría que, pese a figurar con claridad en alguna de las fuentes antiguas, había sido puesta en duda en los últimos cincuenta años.

La obra ha sido datada entre 1730 y 1736, el año de la prematura muerte del compositor italiano, y forma parte de la tradición conocida como Devoción de las tres horas de la agonía de Cristo que tenía lugar en algunos templos y oratorios privados entre las 12 y las 15 horas del Viernes Santo. El rito se originó y desarrolló seguramente en Sudamérica y a lo largo del siglo XVIII se extendió con fuerza por Europa a través de España. Las famosas Siete Últimas Palabras de Nuestro Redentor en la Cruz que Haydn escribió años después para una cofradía de Cádiz estaban destinadas a la misma finalidad.

La obra de Pergolesi se conforma como un ciclo de siete cantatas, cada una de las cuales contiene dos arias, la primera asignada al personaje de Cristo (que interpreta un bajo, salvo en el caso de la 2ª, que está atribuida sorprendentemente a un tenor) y la segunda al del Alma (alternan un alto -1ª y 4ª-, una soprano -2ª, 3ª y 6ª- y un tenor -5ª y 7ª). Las tres primeras y la última cantatas incluyen un recitativo acompañado antes del aria de Cristo y la 3ª además otro recitativo antes del aria del Alma. Pese a esas irregularidades, la estructura de la obra es básicamente simétrica y está plagada de símbolos, que se extienden a la instrumentación: trompeta (con sordina), dos trompas, arpa, cuerdas y bajo continuo. En las notas al disco, René Jacobs comenta brevemente el carácter simbólico de las relaciones armónicas y tímbricas entre las partes, haciendo especial hincapié en las cantatas 1ª, 4ª y 7ª, pues la música traza un arco a lo largo de toda la obra apoyándose en su clave central.

Jacobs aplica a esta obra de Pergolesi muchos de sus hallazgos en la interpretación de la música operística clásica, especialmente en materia de ornamentación, que permite con libertad a sus cantantes en los da capo, y de retórica, con efectos que refuerzan el sentido penitencial de los textos. Los solistas son estupendos: Karthäuser, Dumaux y Wolff resultan ya bien conocidos por los buenos aficionados, pero me gustaría destacar también el lirismo y la fuerza expresiva del tenor Julien Behr, de cuya existencia no tenía noticias hasta este trabajo. El maestro belga logra de la Akademie für Alte Musik berlinesa un acompañamiento tan variado como intenso y elegante logrando transmitir con eficacia y honda belleza el tono dramático de una obra inédita hasta ahora en la discografía.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Giovanni Battista Pergolesi
“Septem verba a Christo”
Aria del Alma. Verbum II

Ah! Peccatoris supplicis
Extremo in momento
In regnum quando veneris,
O Domine, memento!

Ne vulneris multiplicis
Et copiosi sanguinis
Frustretur in me pretium.
Et orci claudat barathrum
Me miserum,
O Domine, memento!

Da suave illud hodie
Ex ore tuo, Domine,
Ut ego quoque audiam
Sub horam vitae ultimam,
Ne peream, memento!

¡Ah!, del pecador gimiente,
en el momento supremo,
cuando entres en tu reino,
¡oh, señor, acuérdate!

Que de las innumerables heridas
y de la sangre largamente derramada
no me sea regateado el precio.
Y que por el infernal abismo,
¡pobre de mí!, no sea capturado,
¡oh, señor, acuérdate!

Que esa dulce palabra salga hoy
de tu boca, Señor,
para que yo también la oiga
y para que en mi última hora
yo no perezca, ¡acuérdate!

 pergolesi
Giovanni Battista Pergolesi (1710-1736)
Septem verba a Christo
Sophie Karthäuser, soprano

Christophe Dumaux, contratenor
Julien Behr, tenor
Konstantin Wolff, bajo
Akademie für Alte Musik Berlin
René Jacobs, director
HARMONIA MUNDI, 2012