Skeveldra | 2008

skeveldra2008

Vinos que te vuelan el paladar, y de paso, también la cabeza. A esa categoría pertenece este sauvignon blanc que nace bajo el alero de la viticultura biodinámica y orgánica. En la copa, tonos ámbares y ocres, turbidez. Destellos de oro viejo, oxidación. Oxidación también en la nariz. Manzanas y membrillos oxidados. Y cuando crees que estás frente a un vino viejo y cansado, que tuvo una corta vida en la botella y que ya no puede ofrecer más de sí, “inesperadamente” comienzan a emerger diversas capas aromáticas, una tras otra. Miel, jazmín y manzanilla, también compota de manzanas y peras. Luego hojas de té levemente ahumadas, flores blancas algo marchitas, y finalmente notas de piedra y acentos cítricos, como la piel del limón. Y luego la boca, que te lleva a otra dimensión: primero por la estructura y la tensión; luego, por la natural y filosa acidez, una acidez que te descoloca por completo. Porque es ahí, en la boca, donde aparece la verdadera personalidad de este vino, aún joven, pero ya de rica complejidad y sabores largos. De cuerpo medio. Con un final persistente y de acentuadas notas minerales, de pedernal. Y esa acidez que vuelve a mostrase con soberbia, acentuando el postgusto y augurándole a esta sorprendente etiqueta aún largos años de vida por delante.

Productor: Sébastien Riffault
Etiqueta: Skeveldra
Variedades: sauvignon blanc
Cosecha: 2008
AOC: Sancerre
Precio referencial: 35

Otros datos: Skeveldra nace de un viñedo de menos de una hectárea con suelos de piedra caliza y arcilla. Las parras tienen una edad de 45 años y naturalmente ofrecen un bajo rendimiento. Cosecha manual, larga maceración junto a las pieles y fermentación alcohólica de tipo oxidativa en depósitos abiertos. Levaduras salvajes, crianza sobre lías finas y madera vieja. Contenido mínimo de sulfuroso, no adicionado.